Textil precolombino

La Textilería de la Cultura Chancay

 La Cultura Chancay se desarrolló entre los valles de Fortaleza, Pativilca, Supe, Huaura, Chancay, Huaral y Chillón en la Costa Central del Perú, entre los años 1,200 y 1,470 d.C. por su datación corresponde al Intermedio Tardío.

Fue notable el desarrollo textil alcanzado por esta sociedad. No sólo heredaron los conocimientos en las técnicas textiles de sus antecesores, sino también los perfeccionaron: Trabajaron con el algodón y las fibras de los camélidos, como base de sus creaciones; conocieron sobre tintes y mordientes para dar color a sus hilos, obteniendo una amplia gama de tonalidades; emplearon una gran diversidad de herramientas textiles como lo atestiguan los numerosos “costureros” registrados en sus tumbas que contienen lo necesario para ejecutar estas labores: telares, husos, piruros, agujas, copos de algodón, ovillos, peines, entre otros. Conocieron una gran diversidad de técnicas de fabricación de tejidos, que junto con los acabados y la aplicación de elementos decorativos como plumas, permitieron la ejecución de prendas de gran belleza.

La cantidad, diversidad y calidad de los tejidos Chancay que han llegado a nosotros nos hacen suponer que hubo muchos especialistas dedicados al procesamiento de las materias primas a ser trasformadas en hilos, al proceso de teñido, al tejido mismo y su culminación en productos acabados.

Los Chancay fueron expertos tejedores, dominando muchas técnicas textiles, entre ellas el tejido llano, el tapiz en sus diversas variantes, los tejidos cara de urdimbres, tejidos con trama suplementaria (brocados), tejidos de doble faz, doble telas, gasas y tejidos reticulares; esta última, innovación técnica de esta cultura.

Dominaron también técnicas decorativas como el teñido, el estampado y el pintado sobre telas llanas, mediante los cuales representaron diseños antropomorfos, zoomorfos, geométricos y otras composiciones más libres creadas por los artistas Chancay que hoy sorprenden por la soltura de su trazo.

Destacan unos paños de algodón elaborados con hilos muy finos, tejidos en la técnica de gasa o en tejido reticular, lo cual produce una textura muy ligera, casi transparente, muchos de ellos con diseños bordados con aguja en forma de peces, felinos o aves a modo de encajes.

Estos paños fueron principalmente objetos mágicos y rituales utilizados para cubrir la cabeza de los muertos a modo de tocados. De acuerdo a las creencias de la época, los hilos para estas telas tenían que ser hilados en forma de una “Z” en sentido izquierdo. Este hilo que tenía un carácter mágico fue llamado “lloque” y de acuerdo a la leyenda, las prendas eran impregnadas de poderes sobrenaturales y servían de protección en el más allá.

Miniaturas Chancay

Llamadas “muñecas Chancay”, son miniaturas textiles que representan a mujeres y hombres elaboradas en base a un armazón vegetal, y que presentan vestidos y accesorios en miniatura que permite definir su condición femenina o masculina y la ejecución de actividades cotidianas o rituales como por ejemplo, la presencia de instrumentos textiles que portan las figurinas femeninas, o instrumentos musicales por parte de las muñecas masculinas. Miden por lo general entre 20 a 25 cm y se registran asociados a contextos funerarios de adultos.

Hubo también telas cubiertas con adornos de metal, hueso o conchas.

Respecto al arte realizado con plumas, el desarrollo del color es mucho más avanzado que en los ceramios. Las combinaciones e impresiones que causan sus colores en la manufactura de mantos son notables y evidencian las relaciones de intercambio de esta sociedad con la Amazonía. Las plumas eran insertadas en un hilo principal que luego era cosido sobre la tela.

 

Finalmente, queremos destacar la presencia de “muestrarios textiles” como los que se observan en la imagen que presentamos, en ellos podemos observar no sólo la destreza de los tejedores en el uso de una variedad de técnicas textiles, el manejo de una amplia paleta de colores, la diversidad de la iconografía representada y su composición en cada pequeña sección de las muestras; en suma refleja la sofisticación lograda por los artesanos Chancay a través de los tejidos.

 

 

 

 

 

 

Esteban Nazario Redondo

Ingeniero Industrial de profesión, su pasión por el arte textil, hace que incursione desde hace varios años a la investigación y rescate de técnicas, colores y detalles de los textiles de la Cultura Chancay. Sus conocimientos y praxis en el manejo de técnicas como el tapiz en sus diversas variantes, brocados, tejidos reticulares y gasas, le ha permitido recrear tejidos de estilo Chancay con notable maestría como las muñecas chancay que aquí presentamos.

En el año 2016 participó en el Concurso realizadopor la empresa alpaquera ARTE MICHELL, donde se hace merecedor del Primer Premio – Categoría Textil – Tradicional, otorgado por su obra “Cosmovisión Chancay el Árbol de la Vida”. Actualmente, comparte sus conocimientos y pasión por este arte a través del dictado de talleres en diferentes instituciones nacionales y extranjeras, el más reciente se desarrolló durante los meses de julio y agosto del presente año en el Ministerio de Cultura.

web.facebook.com/eanazarior