Orfebrería precolombina

PRIMEROS USOS DE LOS MINERALES Y METALES

Tener conocimiento de cuándo y dónde, el hombre empezó a utilizar los minerales y los trasformo en metales, y de esta manera , iniciar desarrollo tecnológico de la metalurgia y orfebrería, es una tarea que aun genera debate entre los estudiosos de este tema. Dicho emprendimiento ha significado siglos de experimentación, es decir, de ensayo y error; y no fue desarrollada por igual en diferentes partes del mundo. De allí, que en algunas regiones del planeta, existieron sociedades que alcanzaron un extraordinario progreso y dominio técnico y artístico. Es el caso de los Andes Centrales con las culturas Chavín, Vicús, Moche, Lambayeque, Chimú, por citar solo, algunos ejemplos destacados.

La metalurgia, que es el uso de los metales en general, parece tener una explicación científica muy coherente: Primero el hombre tuvo que diferenciar (por cualidades visuales, entre otras) los metales que se daban en estado nativo y seleccionarlos para más tarde deformados plásticamente; luego descubrió la acción del calor en ellos y lo aplicó acompañado del martillo y produjo el laminado; más tarde los derritió y vació sobre moldes, y al final redujo las menas sulfurosas. La fundición de menas fue el lógico desenlace de muchos años de experimentar calentando metales nativos. Muchos años debieron pasar desde que empezaron a calentar metales hasta que llegaron a fundir o reducir minerales.

METALURGIA

Es el proceso por el cual se transforma o reduce el mineral en metal. Este proceso se lleva a cabo por medio de la fundición.

Evidencias arqueológicas sobre hornos de fundición de cobre arsenical, han sido identificadas por el arqueólogo Izumi Shimada y su equipo de investigadores, como resultado de sus investigaciones en el sitio arqueológico “Cerro de los Cementerios”, en Lambayeque.  El proceso de fundición era realizado en talleres ubicados en lugares abiertos o semi techados, también en la cima de los cerros, igualmente los hacían a través de huayras.

Constaba de una batería de cuatro a cinco hornos pequeños y varios batanes con su mano de moler o chunga. Los hornos en el “Cerro de los Cementerios” tenían forma de pera de unos 25 cm de altura, cubiertos de arcilla refractaria. Eran cargados con minerales (oxido de cobre y sulfuro de arsénico y hierro) y fundentes (hematita y limonita) los que una vez reducidos formaban el metal.

Los fundentes ayudaban a esta conversión. El combustible –carbón de algarrobo o excremento de llama incrementaba y mantenía la temperatura hasta alcanzar los 1500 °C.  La inyección del aire al horno se hacía alcanzar utilizando la fuerza pulmonar de tres a cuatro individuos,  soplando a través de unas cañas que terminaban en punta de cerámica conocidas como toberas;  el orificio por donde salía el aire de estas toberas era de 8 mm.  Los individuos rotaban cada 10 o 15 minutos con otro grupo que continuaba soplando, proceso que se llevaba a cabo hasta que se lograba fundir el mineral (Shimada y Markel 1991)

El resultado de la fundición era una masa de escoria en la que se encontraban atrapadas las gotas de metal; éstas eran separadas de la masa al ser molidas en un batán y luego eran colocadas en un crisol para una segunda fundición, es decir para su refinamiento de donde se obtenía finalmente la torta metálica.

ORFEBRERÍA

Proceso por el cual se trabajan los metales a partir de lingotes para elaborar piezas utilitarias o suntuarias.

Muchos investigadores se han interesado por el aspecto iconográfico de las piezas de metal, sobre todo las de oro, pero pocos son los interesados en las técnicas que permitieron su manufactura.

La fabricación de las piezas de metal era realizada en talleres por un amplio y variado grupo de expertos orfebres. Estos se ubicaban en las ciudades o en las plataformas de los centros ceremoniales durante la época prehispánica. Para la colonia hay pocos documentos que describan la vida y el trabajo de estos talleres, pero se piensa que fueron artesanos respetados por la comunidad. Según se lee en las crónicas y tal como ocurre actualmente, en cada taller trabajan artesanos de diversas edades cumpliendo diferentes cometidos dependiendo de la experiencia de cada uno, siendo los maestros los encargados de la fabricación de piezas exclusivas y de la realización de las técnicas más elaboradas. Habría talleres especializados en las variadas técnicas y en el trabajo del oro, de la plata, o del cobre, así como en las aleaciones.

Se distinguen dos grupos de técnicas para trabajar el metal:

  1. Técnicas de manufactura: Son aquellas con las que se configura la forma de la pieza. Entre estas está el vaciado (cera perdida, granulado, molde) el laminado o martillado, embutido, re copado, dobles de hoja, uniones mecánicas y metalúrgicas, dorados y plateados de superficie.
  2. Técnicas decorativas: Son aquellas que se utilizan para imprimir en la lámina algún elemento decorativo. Entre estas tenemos el repujado, el cincelado, el calado, el recortado, pintura en superficies metálicas, adornos de plumas, engastado de piedras o incrustaciones.

Mostrando todos los resultados 5

Mostrando todos los resultados 5